Home
 

Application Process
 

Classes Description
 

Festival Schedule
 

Students Requirements
 

Faculty Members
 

Application Form
 

Audition Form
 

Advanced Group Form
 

 

'Honrando Nuestra Cultura'

www.cuatros.com

Reportajes y Noticias Culturales

 
    Los villancicos y los aguinaldos

En los siglos XV y XVI se cultivó en España la forma poético-musical del villancico. Populares entre nobles y plebeyos, consistían de poesías, de temas sagrados o amorosos, montadas en música, a tres o cuatro voces, que empleaban un sencillo contrapunto de nota contra nota. La más famosa colección que existe de esta forma aparece en el Cancionero de Palacio, publicado en 1500. Los villancicos servían para hacer los tradicionales relatos de Navidad y otros temas bíblicos, se empleaban en representaciones religiosas alegóricas en los atrios de las iglesias y fueron escritos tanto por poetas populares como por autores del calibre de Gil Vicente, Juan de Encina y el propio Lope de Vega. Los villancicos vocales (sin acompañamiento) así como los que empleaban instrumentos para acompañarse eran muy populares en toda la Península Ibérica. Fue la Iglesia Católica quien difundió en América esta heredad de villancicos, mayormente aquella asociada con las Fiestas de Pascuas de Resurrección y Navidad. Los primeros villancicos europeos fueron de metro libre e irregular, su acento dominado por la prosodia. Los que llegaron a América, ya adentrado el siglo XVI contienen más elementos populares, se hacen más regulares y su fraseo es más mecánico, por lo que fue fácil a los primeros puertorriqueños el trasladar a otros ritmos de invención propia y (más tarde) de origen africano, algunos cantos, particularmente en las devociones de Santo Rosario y otrs novenas de santos. Para fines del siglo XVII los colonos de la isla habían transformado el villancico en una forma urbano-popular, eliminado la costumbre de cantar a cuatro o tres voces, suplantándola con una simple melodía "requintada" o cantada a terceras con acompañamiento de instrumento de cuerdas y en las iglesias, armonio u órgano. Con el tiempo se les llamó villancicos a cantos religiosos con la temática de la Navidad o la vida de Cristo, a diferencia de otros que trataban asuntos más profanos: los aguinaldos.

El aguinaldo llegó a Puerto Rico junto con el villancico. Fue, también, en origen, una forma polifónica, pero perdió rápidamente su carácter contrapuntístico hasta quedar como una simple melodía cantada y acompañada por instrumentos. En Andalucía, se usaron aguinaldos para acompañar a grupos que salían de casa en casa en Navidad buscando obsequios emulando la búsqueda de José y María por los establos de Belén. En Puerto Rico la costumbre se transformó en la trulla: una fiesta progresiva, en la que un grupo de amigos provistos de instrumentos, va armando fiesta de casa en casa, aumentando el grupo con los residentes de las casas visitadas hasta terminar en una gran fiesta, o asalto, en una residencia a cuyo dueño se le ha prevenido de la visita.

La mósica del aguinaldo fue siempre de origen popular y siempre se usó para acompañarla, aquellos instrumentos de pueblo: vihuelas, panderetas, pitos, cencerros y castañuelas. Aún hoy, en las Misas de Gallo, los aguinaldos son acompañados con la percusión del pueblo.

El distinguido folklorista doctor Francisco López Cruz, en su obra El aguinaldo y el villancico puertorriqueño, resume las diferencias entre los aguinaldos y villancicos populares de la actualidad como sigue:

  1. En el villancico, el compás varía de obra en obra, el ritmo no tiene régimen, tiene una armonía variada, la métrica y la forma poética son libres, es de origen urbano y lo canta un coro con solista, o sin acompañar. (Se notará que esta forma se acerca bastante a la original española).
  2. El aguinaldo es una forma más rígida, tradicional, caraterísticamente popular. Se escribe siempre en 2/4, abundan los tresillos y las síncopas; la armonía se basa en una fórmula que se repite y se usa como texto, a décimas o cuartetas hexasilábicas. Nunca se canta a coro y a menudo lo interpretan dos cantantes alternados. Siempre lo acompaña un conjunto de cuerdas con percusión. Como se verá, es una forma que evoluciona dentro de la brega popular.

En Puerto Rico, el aguinaldo ha desplazado al villancico en la tradición de Navidad. Los cantos navideños versan en gran mayoría sobre temas más profanos, la comida, la fiesta, y el amor erótico. Los aguinaldos van corrompiéndose con ritmos de guaracha y otras combinaciones urbanas importadas de otras islas. El villancico se mantiene bastante puro dentro de las iglesias y se cantan dentro de la "tradición vieja"... Es el vehículo favorito del compositor culto.